Cambio de hábitos

Cambio de hábitos

Son las 7 AM y estoy desayunando para salir a entrenar un miércoles antes de ir al trabajo.

Primer punto positivo de las vacaciones: me desestructura mi rutina diaria; antes de irme hubiera sido impensado entrenar por la mañana temprano, tendría que hacer muuuucho calor o existir algún compromiso al mediodia o por la tarde que me impidiera salir en otro horario, son los únicos dos motivos por los cuales hubiera salido por la mañana, peeeeero las vacaciones te mueven el tablero, y si realmente fueron vacaciones, como tuve la suerte de vivirlas este año, volvés y te olvidas de tu rutina diaria. Obviamente cumplís tus compromisos laborales pero es como si estuvieras más abierto y te das el lujo de cambiar cosas que vaya a saber por qué se fueron asentando como la única opción que había. Uno de esos cambios son los horarios de entrenamiento, permitirme entrenar en otros horarios.
¡¿Cómo pude pensar que entrenar bien temprano era imposible para mi?!. Frases teñidas de excusas como “no puedo rendir al máximo porque estoy dormido” (con tono firme y convencido) o… “no tengo tiempo, se me hace tarde para ir a trabajar y además tengo que dejar toda la indumentaria preparada en la cocina porque sino los chicos se despiertan”, excusas, excusas, excusas…

Humilde conclusión del día: Si tienen la posibilidad, permítanse cambiar ciertos hábitos y horarios de entrenamiento, pateen la rutina y las falsas creencias, es muy probable que ese cambio sea positivo, y sientan un cierto aire fresco por la mañana (o por la noche).

No me presenté, soy Lucho, resumiendo puedo decirles que el deporte para mí se transformó desde hace muchos años en mi estilo de vida y la mitad de ella la viví corriendo.
Mis mejores deseos para este nuevo proyecto que seguramente nos ayudará a conocer un poco mas de este hermoso deporte y a mantenernos conectados e informados.

Share This

About the author

Resumiendo puedo decirles que el deporte para mi se transformo desde hace muchos años en mi estilo de vida y la mitad de ella la viví corriendo.

View all articles by Lucho Rocca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *